Consiliencia

 PSICOLOGIA, EPIGENETICA y ARTE

 


Estamos recorriendo la hermosa y a la vez difícil vía de la Integración en Psicoterapias. Y más universalmente, el camino saludable de la integración. Evolucionando desde el eclecticismo sumamente pragmático hacia el complejo campo de las intersecciones integrativas multidimensionales para que el todo sea realmente mucho más que la mera suma de las partes.

Desde ya hace muchos años recorro los vasos comunicantes de las distintas neurociencias para entender nuestras conductas desde el mismo corazón neurocientífico. Sin la comodidad de comulgar exclusivamente con ninguna teoría reduccionista, y disfrutando la transversalidad del conocimiento y el abordaje multinivel en el campo clínico.

Conociendo a las diferentes neurociencias y a la neurociencia misma, los terapeutas ahora más que nunca sabemos que las distintas corrientes en la teoría y práctica de la psicología humana abordarán al paciente privilegiando unas u otras “herramientas Cuerpo-Mente”.

Ninguna academia de psicoterapia lo revela todo ni da solución fantástica al padecer humano. Estamos al corriente que cada una de ellas saca mejor beneficio de alguna función o recurso especial en todas las dimensiones del sujeto. Y cada una de estas corrientes terapéuticas tiene también sus zonas de carencia. Sus zonas ciegas.

Me es importante evocar la idea de consiliencia, sugiriendo la unificación de ciencias y humanidades, acuñada por el entomólogo estadounidense Edward O. Wilson, a partir de la publicación en 1998 de su libro Consiliencia: la unidad del conocimiento. En la tapa de tal libro se evoca la confluencia de todas las ramas del conocimiento. Pero no de trata solo de agrupar el conocimiento de manera enciclopédica sino de tender puentes interdisciplinarios entre naturaleza y sociedad, entre biología y cultura; entre mente y materia.

La idea de superar definitivamente la dicotomía cartesiana entre cuerpo y alma la abordan hoy, especialmente, cuatro campos de investigación:

-La ciencia cognitiva (una disciplina que nació en la década de 1950 por la unificación de la psicología, la lingüística, la informática y la filosofía de la mente),-La neurociencia (el estudio de las bases neurales del pensamiento, la conciencia y la emoción),-La genética del comportamiento-La psicología evolutiva (el estudio de la filogenia y la funciones adaptativas de la mente).

Wilson aborda prácticamente todos los campos del pensamiento, analiza nuestra herencia cultural y la importancia de los factores epigenéticos en la determinación de las conductas humanas. Aborda los mitos tradicionales como emergentes universales de la cultura y los lista en un provocador intento de hallar en ellos una regularidad biológica entre el arte, el mito y la antropología.

La consiliencia de Wilson es una teoría razonada, en un marco de referencia más general, de la bases biopsicosociales y médicas de la psiquiatría.

Como lo he señalado en el libro “Construcción Cuerpo – Mente”, la Psicoterapia Integrativa tiene en cuenta diversos y necesarios puntos de vista del funcionamiento humano en su conjunto, acordando en lo ético y estético con lo reclamado por Wilson. Un abordaje consiliente es necesariamente “multinivel”. Tratar de integrar todas las posibilidades y herramientas que estén a la mano del terapeuta.

Mas allá de las psicoterapias, quienes somos integrativos no nos reducimos a nadar entre diferentes escuelas de psicología, sino que buceamos multidimencionalmente entre disciplinas diversas como: La genética; La epigenética, La PNIE; La proteómica; la Biología Sintética, La Nanotecnología, La Neuroplastología; La Filosofía; La antropología; La sociobióloga; Y tantas otras que en definitiva dan relevancia científica a nuestro proceder integrativo cotidiano.La tendencia actual debería ser la integración global teórica. Ahí nos sumamos, con la esperanza de ser la mejor versión de nosotros mismos todos los días. Y tomamos como punto integrativo fundamental a la PNIE. Que es un paradigma de abordaje en salud más que una especialidad más de la medicina. Y su entendimiento seguramente nos lleva por una autopista directa a la consiliencia.

Tal vez, hilando fino entre las ciencias, sean los fundamentos filosóficos que subyacen a este enfoque el constructivismo en el campo del pensamiento, y el principio de incertidumbre de la física cuántica. De este último concluimos que es imposible para cualquier escuela de psicoterapia ofrecer una explicación absolutamente “verdadera” y “definitiva” de la realidad, y cabalga sobre el hecho de que la realidad está determinada por el punto de observación del sujeto que observa. Y cada teoría de la personalidad, cada escuela de psicología, enfoca a la conflictiva humana desde sus propias bondades pero también desde sus propias limitaciones y carencias.

® 2007 – Copyright epigenetica.org
Todos Los Derechos Reservados
info@epigenetica.org

 fabiocelnikier@gmail.com